Open Programme


Descentralización: su impacto en la innovación farmacéutica
Directores: Jaume Puig, Regina Múzquiz y Juan del Llano

Madrid, 4 de junio de 2007


Introducción

El Tercer Foro Europeo de Política Farmacéutica se inscribe dentro del programa de Política Farmacéutica que desarrolla el Grupo sanofi-aventis en colaboración con la Fundación Gaspar Casal.

Asegurar la calidad y la universalidad de la prestación farmacéutica en todo el sistema sanitario, impulsando el uso racional de los medicamentos y la sostenibilidad financiera del sistema, y garantizando que todos los ciudadanos tengan acceso a los fármacos que necesiten en las máximas condiciones de calidad, seguridad y eficacia, sería una aseveración ampliamente compartida.

El tema del coste sanitario es relevante para la UE y especialmente para España. Según el Informe de Trabajo de Análisis del Gasto Sanitario del IGAE (MEH) de agosto 2005, el 46,1% del crecimiento del gasto sanitario lo explica el aumento de los precios (medicamentos y otras tecnologías, fundamentalmente); el 21,4% el aumento de la población (incluido el envejecimiento como alargamiento de la vida) y el 32,6% la mejora de las prestaciones en cantidad (mejores sueldos) y en calidad (incorporación de nuevas prestaciones y tecnologías más sofisticadas).

Se prevé un papel cada vez más relevante de los consumidores, y no sólo de los gobiernos, en la fijación de precios que hagan compatible el estímulo a la innovación con precios asequibles y asumibles por los sistemas sanitarios europeos, especialmente en países como el nuestro en el que la sanidad se financia con impuestos directos. Se trataría, por tanto, de combinar beneficios para la sociedad con precios para las compañías que sean suficientemente incentivadores para proseguir con una I+D en donde la mezcla público-privado sea propicia para el objetivo común de conseguir nuevas entidades moleculares (NEM) que no sean meramente aditivas o incrementales. A nadie se le escapa que la I+D farmacéutica tiene unos costes de inversión muy altos y unos costes marginales de producción muy bajos. Ecuación ciertamente complicada.

Seguramente, la viabilidad financiera mantenida en el tiempo de los sistemas sanitarios europeos estaría más garantizada por el conocimiento previo que se tendría del impacto económico de las NEM. La iniciativa privada no se vería amenazada por los sucesivos corsés regulatorios que los gobiernos emplean para contener el gasto y seguiría incentivada en su I+D si visualiza una estabilidad en un horizonte temporal de 5 a 10 años, si bien por un sistema de premios y subvenciones u otro abordaje, asegure la inversión precisa para las NEM. Los ciudadanos europeos accederían prontamente a las innovaciones que fueran apareciendo y que realmente merecieran la pena debido al papel más relevante que jugaría la Agencia Europea de Evaluación de Medicamentos en un ámbito de reciprocidad en sus decisiones de autorización. La vertiente económica de la evaluación se emplea en otras fases del desarrollo de la I+D como la selección de componentes, la elección de parámetros del ensayo clínico y las decisiones de continuar o interrumpir el desarrollo de la NEM. Los estudios de efectividad serían claves pues nos permitirían dilucidar si los outcomes clínicos requeridos para la autorización se producen con la misma intensidad en la práctica médica. Esta información sería clave para la negociación de la cuantía del premio o la subvención o el sistema que se arbitre, pues de ella habría que pagar a la compañía innovadora por su patente.

Si somos capaces de conciliar las tres perspectivas en juego, es decir, la de las compañías, a través de registros ágiles y de un mayor retorno a la inversión de las innovaciones no cosméticas y que añadan valor real a la mejora de la salud; la de compradores (en Europa, generalmente los gobiernos), vía una mayor transparencia y fiabilidad en sus decisiones; y la de los usuarios, mediante un acceso precoz y seguro a la innovación tecnológica, habremos dado un paso importante en la dirección correcta. Los gobiernos debieran por tanto centrarse en el proceso de des-intermediación, en evitar barreras a las innovaciones disruptivas socialmente eficientes y en la regulación de prioridades que garanticen la perdurabilidad de los sistemas sanitarios.

La alineación de incentivos entre agencias reguladoras y la industria farmacéutica europea ha de materializarse a través de sistemas de estímulos a la innovación y a la autorización que minimicen riesgos y midan beneficios de forma realista frente a las alternativas existentes. Laupacis aboga por obtener de manera sistemática datos para la monitorización post-autorización de las bases de datos clínico-administrativas de los sistemas de salud regionales. Nadie duda que la industria farmacéutica europea tenga un interés obvio en la seguridad de los productos que fabrica y en el bienestar y en la confianza de los médicos y de los pacientes. Hay que repensar los estímulos a la innovación pues desde hace años se perciben síntomas de agotamiento del actual modelo.

Objetivo

Este Tercer Foro analizó las relaciones entre la descentralización territorial y la I+D+i farmacéutica. Además abordó el impacto de la regulación, re-embolso público y autorización, en la innovación.

A quién interesa

El III Foro Europeo sobre Política Farmacéutica se celebró el 4 de junio de 2007 en el Instituto de Salud Carlos III. Este evento sirvió de punto de encuentro para los profesionales del Ministerio de Sanidad y Consumo, Ministerio de Economía y Hacienda, Ministerio de Industria, Comunidades Autónomas). También para los profesionales de la agencia española del medicamento, de los centros de evaluación de medicamentos regionales, de las agencias de evaluación de tecnologías sanitarias, de los servicios regionales de salud, profesores de universidad, miembros de las compañías farmacéuticas y biotecnológicas, investigadores de las fundaciones y de los centros de investigación, representantes de las asociaciones médicas y farmacéuticas,…

Programa

09.00-09.15


Presentación

Ferrán Martínez, Director de la Escuela Nacional de Sanidad.
Regina Múzquiz, Directora de Relaciones Institucionales del Grupo sanofi-aventis, Madrid.
Juan del Llano, Director de la Fundación Gaspar Casal.

09.15-10.00

Descentralización en las decisiones de re-embolso de las prestaciones farmacéuticas: La experiencia de Canadá.
Gerald A. Evans, Director, Committee to Evaluate Drugs, Ontario Ministry of Health and Longterm Care. Profesor de Medicina, Microbiología, Inmunología, Patología y Medicina Molecular, Queen´s University Kingston, Ontario, Canadá.
Ver diapositivas

10.00-10.45

Fragmentación de mercados y su impacto en la I+D+i farmacéutica.
Massimo Riccaboni, Profesor Asociado de Economía, Universidad de Florencia. Subdirector de la Fundación CERM, Roma.
Ver diapositivas

10.45-11.00

Café

11.00-13.30

Mesa Redonda
Descentralización administrativa: su impacto sobre la investigación. Tendencias y repercusiones futuras.


Moderador:
Guillem López Casasnovas
, Catedrático de Economía, Universidad Pompeu Fabra, Barcelona.

Reimund Fickert, Director de Proyectos y Desarrollo de Negocio, Parc Recerca Biomédica Barcelona.

Ver diapositivas

David Cantarero, Profesor Titular de Economía, Universidad de Cantabria.
Ver diapositivas
Ver ponencia

Manuel Carrasco, Director de MENSOR, Madrid.
Ver diapositivas

13.30 -14.00

Descentralización, innovación y mejora de las prestaciones sanitarias.
Guillem López Casasnovas, Catedrático de Economía, Universidad Pompeu Fabra, Barcelona.
Ver diapositivas
Ver ponencia

14.00-14.15

Ceremonia de clausura
Gonzalo Trincado, Director de Farmacia, Departamento de Sanidad, Gobierno Vasco.
Belén Garijo, Vicepresidenta del Grupo sanofi-aventis, París.



[Galería de fotos]

[Versión impresora]