Presentación y conclusiones

CONCLUSIONES III CONGRESO GESTIÓN CLÍNICA 2010:

  1. Es muy relevante en la actualidad que para progresar deberemos reconocer nuestra ignorancia, aceptar la duda y afrontar como una oportunidad la incertidumbre.
  2. La medicina basada sólo en la evaluación de nuestros propios resultados puede ser irracional si ignora a las personas, la subjetividad y la afectividad, pues cuando se está en tensión emocional para escoger un tratamiento complejo que pueda influir en la supervivencia o calidad de vida, la decisión racional puede no tener lugar
  3. La nueva medicina no consiste en intentar encontrar respuestas sino facilitar aquellos profesionales que alcancen a encontrar la respuesta adecuada.
  4. El tamaño y la homogeneidad puede generar confianza y cooperación y, la variabilidad, puede tener un efecto contrario.
  5. Con la formación se inicia el proceso de sustituir la selección por jerarquía o relación personal, por la meritocracia que se obtiene por el conocimiento.
  6. El seguimiento a las guías clínicas es muy variable incluso en las guías de amplio reconocimiento.
  7. Existe un cierto consenso en la necesidad de disponer de una institución independiente de los departamentos de salud para evaluar las nuevas tecnologías y delimitar la cartera de servicios
  8. En ocasiones es difícil distinguir lo nuevo de lo cierto, es decir, lo que corresponde a una técnica muy importante puede ser que no aporte nada al paciente.
  9. Una decisión coste efectiva responde más a la actitud que la aptitud generada por el conocimiento.
  10. Los sistemas de información deberán orientarse a ser útiles para distinguir distintos estilos de práctica profesional.
Estas diez recomendaciones pueden resumirse en dos:
  1. A la luz de los instrumentos disponibles se percibe una falta de voluntad en medir y publicar los resultados clínicos.
  2. A pesar de una percepción de escasos avances en la gestión clínica el sector salud dispone de una capacidad de auto crítica superior a otros sectores.

CONCLUSIONES II CONGRESO GESTIÓN CLÍNICA 2003

  1. El uso de la metodología científica disponible para la gestión clínica, no se basa en reducir la ignorancia sino en acotar la incertidumbre.
  2. El uso de la red, con su estructura interrelacionada evidencia que el conocimiento forma parte de una totalidad dinámica.
  3. La innovación tecnológica en salud no pasa por el aumento de nuevas tecnologías sino por la capacidad de procesamiento eficiente de la comunicación.
  4. Las nuevas tecnologías de la información y comunicación provocan cambios en la forma de evolución de la sociedad, de sus organizaciones y de su forma de pensar.
  5. No hay gestión clínica sin sistema de información, pero adolecemos de una suficiente cultura de registro y de capacidad de comunicación intra e interdisciplinaria entre los equipos de trabajo.
  6. La nueva forma de entender la medicina pasa por la integración de la diversidad de todos los actores que componen el sector salud.
  7. El incremento de enfermedades crónicas en la población exige capacitar al paciente en la "gestión" de su propia enfermedad, para asegurar la bondad del proceso terapéutico elegido.
  8. Si un Sistema Nacional de Salud se basa en la creencia que es de todos, su punto de salida es la decisión compartida de todos los agentes implicados.
  9. Gestionar es afrontar el reto de la complejidad (que no de lo complicado). Liderar es conducir el cambio.
  10. Si aceptamos que las Guías de Práctica Clínica mejoran las decisiones médicas diarias, ello nos obliga a mantener una actitud proactiva en su implantación y evaluación.
Estas diez conclusiones pueden resumirse en dos:
  1. La resistencia a aceptar cualquier cambio es una limitación para nuestra evolución que compensamos con nuestro alto grado de adaptación
  2. La gestión clínica de nuestro futuro inmediato, se basará en la evaluación de los resultados contrastados y contrastables.

CONCLUSIONES DEL I CONGRESO DE GESTIÓN CLÍNICA 1997

  1. La analogía formal en procesos decisorios en la clínica es totalmente concordante con el modelo de decisión en la gestión. Esto pasa por lograr articular una convergencia de valores entre los gestores y los clínicos.
  2. El desafió de la gestión clínica se basará en la formación de clínicos y gestores con acento en la eficacia, efectividad, atención al usuario rentabilidad social.
  3. Tanto en un caso como en el otro la gestión debe pasar de arte a ciencia y el elemento de emigración de un escenario a otro pasa por “contar, medir y comparar?” y por lo tanto por incorporar el principio de la evaluación.
  4. Este nueve escenario precisa de una referencia de evidencia, que sitúa la forma de la decisión clínica en el marco de la mejor certeza.
  5. La evidencia a la hora de la decisión debe situarse en el entorno de la equidad y la efectividad para afrontar con garantías una realidad de recursos escasos.
  6. El proceso del cambio del paradigma convencional al nuevo debe hacerse en dos fases, una cultural y otra instrumental.
  7. El desafío de la gestión clínica en el siglo XXI consistirá en la formación de aquel espacio común de intereses entre gestores y clínicos.
  8. La evidencia debe buscarse con revisiones sistemáticas, a partir de buenas preguntas y de conocimientos útiles en publicaciones validadas.
  9. Para todo ello, es preciso el fomento del desarrollo profesional en la vía adecuada, complementado las respuestas tradicionales al "que", “como” y “por qué” y estimular la motivación del "para qué".
  10. Todo ello debe darse no solo respetando el principio deontológico de la "autonomía" sino también la demanda cada vez más explícita de los ciudadanos en este sentido.
Estas diez conclusiones pueden resumirse en dos:
  1. Implicar y comprometer a gestores y clínicos en la nueva forma de entender la medicina.
  2. Para ser competentes en la nueva era de la información y telecomunicación debemos tener conocimiento(saber), tener capacidades y adquirir habilidades (saber hacer)y adquirir nuevas actitudes (saber ser).

Presentación del III Congreso:

En la práctica clínica, los profesionales toman decisiones continuamente en base a una cantidad inabordable de información. A pesar de las mejoras en el acceso a los flujos de información, llegadas de la mano de la aplicación de las nuevas tecnologías al campo clínico, el profesional se encuentra con dificultades para discriminar y validar la información, que utilizará para elegir entre métodos diagnósticos y respuestas terapéuticas en función de cada paciente y mejorar sus resultados en el ejercicio de la medicina.

Los datos de la variabilidad en la práctica clínica, el conocimiento aportado por la medicina basada en la evidencia, los análisis de evaluación económica, y la epidemiología clínica en los últimos quince años, están cada vez más presentes. Sin embargo, su influencia en la toma de decisiones en la práctica clínica y en la gestión sanitaria, ha sido escasa o, cuando menos, incompleta. La incertidumbre que caracteriza y envuelve a todas las decisiones clínicas y de gestión, se ve azuzada por la reticencia a compartir experiencia y a profundizar, de manera crítica, en la literatura que da soporte a la información que manejamos.

Vivimos un momento de cambio, un momento en el que los nuevos modelos de gestión, surgidos de nuevas formas de entender, desde lo político-económico y lo social la atención y la gestión sanitarias, conviven con modelos tradicionales que, a su vez, se enfrentan a sus propios retos y dificultades. Esta convivencia suscita polémica que bien canalizada enriquecerá y pondrá de relieve la importancia clara de desarrollar la gestión clínica, reivindicándola como tránsito de un modelo a otro.

La competencia entre centros de atención sanitaria es un modelo adoptado en algunas CCAA frente a la cooperación de otras. La gestión clínica está penetrado de maneras distintas en muchas regiones y en muchos centros, tanto hospitalarios como de atención primaria. Este contexto de trabajo en el que los resultados en la salud de los pacientes atendidos en estas Unidades Clínicas empiezan a estar correlacionados con nuevas variables de práctica asistencial más integral y comprensiva, abre un campo de debate apasionante.

Hace siete años, la inquietud ante esta nueva realidad llena de opciones y oportunidades nos indujo a organizar el segundo congreso de gestión clínica para implicar y comprometer a gestores y clínicos en la nueva forma de entender la medicina. Concluimos, que era necesario fomentar el desarrollo profesional por la vía adecuada, estimulando la motivación de incorporar el principio de evaluación y la capacidad de analizar a partir de qué, porqué y cómo actuamos. Ahora podemos afirmar que la motivación no era suficiente, se requiere también la voluntad de hacer y de adquirir nuevas actitudes (saber ser).

Con el ánimo crítico de las anteriores ediciones nos planteamos organizar el tercer congreso de gestión clínica con el objetivo de realizar una mirada crítica a los 15 años de proponer “una nueva forma de trabajar que mejora las decisiones”, un lema permanente en las dos ediciones celebradas. El programa pretendió hacer un balance y dar testigo a experiencias en gestión clínica más allá de la retórica, así como reflexionó sobre dónde han quedado las conclusiones de los dos congresos anteriores, en qué hemos avanzado y qué hemos dejado por el camino.

Así pues este tercer congreso se orientó a  todos los que piensan que la gestión clínica merece la pena términos de resultados en salud a partir de mejores prácticas y decisiones clínicas.

Coordinadores:

Dr. Jordi Colomer, Hospital Viladecans, Barcelona
Dr. Juan del Llano, Fundación Gaspar Casal, Madrid

COMITÉ CIENTÍFICO

Presidente:
Prof. Vicente Ortún, CRES, Universitat Pompeu Fabra
Vocales:
Dra. Eulalia Dalmau, Instituto Guttmman, Barcelona
Dra. Sonia García, Hospital Infanta Sofía, Comunidad de Madrid
Dr. Santiago Muñoz, Hospital Infanta Sofía, Comunidad de Madrid
Dª. Cristina Pineda, Hospital Infanta Sofía, Comunidad de Madrid
Dra. Cristina Pascual, Hospital Infanta Sofía, Comunidad de Madrid
Dr. Salvador Peiró, CSISP, Generalitat Valenciana
Dr. Enrique Bernal, I+CS, Gobierno de Aragón
Dr. Ricard Meneu, IISS, Valencia
Prof. Jaume Puig, CRES, UPF
Prof. Juan Oliva, Universidad Castilla La Mancha
Prof. Fernando Rodríguez -Artalejo, Universidad Autónoma de Madrid
Dra. Soledad Márquez, IISS, Sevilla
Dª. Paloma Fernández-Cano, Grupo MSD
Prof. Rosa Urbanos, Universidad Complutense de Madrid
Prof. Indalecio Corugedo, Universidad Complutense Madrid
Dr. Carlos Campillo, IB Salut
Dr. Jesús Millán, Hospital General Universitario Gregorio Marañón, Comunidad de Madrid y Fundación Gaspar Casal
Dra. Paloma Alonso, GlobeSalud
Dra. Susana Lorenzo, Hospital Fundación Alcorcón, Comunidad de Madrid
Dr. Joan Gené, CS Clinic
Dr. Juan Gérvas, CESCA
Dr. José Asua, Gobierno Vasco
Dr. Pedro Serrano, Gobierno de Canarias

COMITÉ ORGANIZADOR

Presidenta:
Dra. Carmen Martínez de Pancorbo, Directora Gerente, Hospital Infanta Sofía, Comunidad de Madrid
Vocales:
Dª. Marilia Segarra, Directora de Enfermería, Hospital Infanta Sofía, Comunidad de Madrid
Dª. Soraya Pérez, Responsable de Comunicación, Hospital Infanta Sofía, Comunidad de Madrid
Dra. Carmen Saa, Servicio de Medicina Preventiva, Hospital Infanta Sofía, Comunidad de Madrid
Dª. Margarita Vallejo, Supervisora de Enfermería, Hospital Infanta Sofía, Comunidad de Madrid
Dr. Joaquín Martínez, Director Gerente, Hospital General Universitario 12 de Octubre, Comunidad de Madrid
Dr. Ricardo Trujillo, Director Gerente, Hospital Infanta Cristina, Comunidad de Madrid
Dra. Flor Raigada, Fundación Gaspar Casal
Dr. Luis Quecedo, Hospital Universitario La Princesa, Comunidad de Madrid y Fundación Gaspar Casal